www.galopetrofeocaballo.com
El caballo en la Guardia Civil, imprescindible

El caballo en la Guardia Civil, imprescindible

El Escuadrón de Caballería es una de las Unidades más admiradas y queridas por la ciudadanía

martes 11 de junio de 2019, 09:09h
Idafe Gallego, comandante del Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil nos abre las puertas de una de las Unidades más espectaculares de esta Institución que celebra su 175 aniversario. Sus 132 efectivos y sus 150 caballos se preparan a diario en Valdemoro (Madrid) para dar cobertura a los numerosos operativos donde el caballo es fundamental. Leer más…

Detrás del traje verde y del tricornio, que todos conocemos, se encuentra el único Escuadrón de Caballería que la Guardia Civil tiene en España. Ubicado en la localidad madrileña de Valdemoro, los hombres y mujeres de esta Unidad llevan a cabo un entrenamiento específico con una herramienta de trabajo muy especial: el caballo.

Con el fin de servir y proteger a la ciudadanía con la máxima profesionalidad, los binomios trabajan a diario bajo las órdenes del comandante Idafe Gallego, quien, recientemente, ha recogido el Caballo de Oro, uno de los reconocimientos más significativos en el ámbito ecuestre.

Idafe, ¿qué ha sentido al recibir recientemente, en el 175 aniversario de la Institución, el Caballo de Oro de la ciudad de Jerez?

Son dos sentimientos los que surgen, por una parte, orgullo, pero sobre todo agradecimiento, puesto que soy consciente de que ni yo ni los guardias civiles que a día de hoy integramos el Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil somos merecedores de este homenaje, sino que se trata más bien de demostrar, mediante este formato tan especial, el cariño que la ciudadanía siente hacia la Institución a la que muy orgulloso pertenezco, con motivo del 175 aniversario de su creación.

Momento de la exhibición del Escuadrón de Caballería en el acto de entrega del Caballo de Oro en el Depósito de Sementales de Jerez de la Frontera (Cádiz)

¿Cree que este tipo de premios fomenta la confianza del pueblo hacia la Institución?

Por supuesto. Todo lo desconocido genera desconfianza, por lo que este tipo de relaciones institucionales con otros Organismos o sectores de la población, más allá del servicio ordinario que se presta por parte de la Guardia Civil, nos acerca a la ciudadanía, nos da a conocer y hace que aumente la confianza de las personas hacia nosotros. Al fin y al cabo estamos a su servicio.

¿Por qué es importante el Escuadrón de Caballería dentro de la Guardia Civil?

Desde los comienzos de la propia Institución en 1844, con su creación con el Duque de Ahumada al frente, el caballo nos acompañaba en el servicio como medio fundamental de una de las dos únicas especialidades de las que se componía el Cuerpo de la Guardia Civil; esto es así puesto que coexistían dos armas fundamentales: Infantería y Caballería.

Será a mediados del siglo XX cuando la Dirección General lleve a cabo el proyecto de creación de una Unidad especial de caballería como último reducto del caballo en nuestras filas. Se concluye en 1958 con la creación de este mismo Escuadrón de Caballería en Madrid, acuartelado en Batalla del Salado y bajo el mando del Jefe de la 1ª Comandancia Móvil de Madrid. Nacía el Escuadrón cargado de un espíritu con doble cara: por un lado, como Fuerza de Orden Público y por otro lado como Unidad de Honores.

Es entonces, a mediados de este siglo pasado, cuando se toma la decisión de proceder al repliegue paulatino y continuo de los caballos que aún permanecían en el despliegue por todo el territorial nacional encuadrados en Puestos, Líneas, Compañías y Tercios. Mas dicho repliegue no vería su consecución final hasta fechas próximas a 1980-82, fechas en las que el Escuadrón ya había sido trasladado a la localidad de Valdemoro (1979-80); su emplazamiento actual.

¿Qué aporta esta Unidad al bien de los ciudadanos?

La humanidad se desplaza en vehículos a motor desde hace poco más de un siglo. Los siglos anteriores lo hacía principalmente a través de los equinos, con lo que existen tradiciones y movimientos culturales en todo el territorio nacional, los cuales no se conciben sin la presencia del caballo, y, si se eliminara su presencia, inevitablemente desaparecerían.

¿Cuántos componentes humanos y equinos forman actualmente el Escuadrón de Caballería?

Bajo la dependencia orgánica, técnica y operativa de la Agrupación de Reserva y Seguridad (Mando de Operaciones - Jefatura de Unidades Especiales y de Reserva - ARS), el Escuadrón de Caballería, mandado por un Comandante, se compone de una forma similar al resto de Unidades operativas de origen y naturaleza militar de:

  • Plana Mayor de Mando (Operaciones, Personal y Logística).
  • Tres Secciones Operativas, mandadas por un Oficial (Teniente) y todas bajo el control operativo del Jefe de la Unidad Orgánica Operativa, Capitán 2º Jefe del Escuadrón.
  • Sección de Apoyo (abastecimiento, mantenimiento, material móvil, especialidades ecuestres,…).
  • Escalón Veterinario.

Con una plantilla total de 132 efectivos (10% aproximadamente de mujeres) y una plantilla de ganado operativo aproximadamente de 150 caballos.

El Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil está al servicio del ciudadano allí donde se le necesite

¿Qué procedencia tienen los caballos del Escuadrón?

Podemos señalar diferentes vías de adquisición de ganado según su procedencia:

  • Convenio con el Ministerio de Defensa (Yeguadas Militares). En la última década, prácticamente el 75% de los animales proceden de la cría militar de caballos, por un convenio firmado entre Ministerios de Defensa e Interior, comprometiéndose Defensa a proporcionar los caballos necesarios para el servicio a las dos Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado; véase, Guardia Civil y Cuerpo Nacional de Policía.
  • Depósito Judicial. Al igual que otros medios materiales o vehículos, el caballo se considera judicialmente una herramienta más, a manos de las Fuerzas de Seguridad, para incrementar sus capacidades en la lucha contra el Tráfico de Drogas.
  • Compra en el mercado civil. Según presupuestos de la Dirección General y primordialmente para adquirir aquellos caballos que por sus singulares características morfológicas (normalmente el tono de capa del animal) no puedan adquirirse por alguna de las vías anteriormente señaladas.
  • Cesión o donación particular. Siempre que el caballo morfológicamente pueda cumplir gratamente con el servicio, puede aceptarse la donación de particulares allegados a la Institución, cuando de manera desinteresada y absolutamente altruista quieran poner esos bienes al servicio de la Administración.

Estas tres últimas engrosarían el otro 25% de los caballos que tienen entrada en este Escuadrón.

¿Qué características especiales deben tener los ejemplares destinados a formar parte de la Unidad?

Son pocas las características morfológicas y del comportamiento que se exigen a un futuro equino de esta Unidad.

Morfológicamente ha de ser bien formado, mesoformo (simétrico y bien conformado en su aspecto general), de una altura a la cruz (alzada) mínima de 158 centímetros si es potro, 160 centímetros si ya ha cumplido los 6-7 años. Ha de tener una edad máxima de 8 a 10 años, siendo preferible la edad de 4-5 años. De capa uniforme, ya sea castaño, alazán, negro, tordo, bayo, etc. Respondiendo siempre su aspecto general a la imagen conservadora, seria y austera de la propia Institución. Sus movimientos han de ser bien equilibrados, rítmicos, cadenciados y acompasados, con reacciones enérgicas y dotadas de un espíritu notable de vitalidad.

El comportamiento ha de ser sociable, tranquilo, con reacciones vigorosas pero ausentes de toda ansiedad o virulencia, denotando una predisposición a la doma y a la superación de dificultades en su aprendizaje.

Por su tamaño, su estética general, su comportamiento y su predisposición a la doma, podemos decir que el Pura Raza Español, Hispano-árabe y el caballo Lusitano son los que prácticamente mejor se adaptan a las necesidades de esta Unidad.

Idafe Gallego, comandante del Escuadrón de Caballería, en las cuadras de su Unidad

¿Qué tipo de formación ecuestre reciben los componentes del Escuadrón para ejercer su profesión?

Para ingresar en el Escuadrón de Caballería, cada guardia civil aspirante ha de superar un Curso de Formación Básico Ecuestre de 5 semanas de duración donde los contenidos son eminentemente prácticos sobre una base general de equitación. Una vez superado el Curso, dichos especialistas obtienen su diploma pudiendo pasar a formar parte de la Unidad, donde finalizarán su proceso formativo con otras seis semanas más de instrucción específica.

El especialista ha de superar cada año el Plan de Adiestramiento completo y demostrar sus aptitudes físicas mediante el aprobado de las correspondientes pruebas físicas (8.000 metros de fondo, salto vertical y de longitud, flexiones en el suelo y prueba de velocidad de 50 metros). En caso contrario, tras no superar las pruebas dos años seguidos, causaría inmediatamente baja en la Unidad y en la Especialidad.

¿Qué tipo de adiestramiento reciben los caballos que llegan a Valdemoro?

En lo que se refiere al adiestramiento del caballo en el Escuadrón, preferiblemente estos se adquieren socializados pero no domados, prefiriendo ser la Unidad quien se encargue de este aspecto tan importante como es la doma de los animales, pudiendo así moldear a los mismos según sus necesidades, evitando vicios o incorrecciones en su proceso formativo, más tarde muy difícilmente eliminables o, al menos, corregibles.

La Instrucción y doma de caballos es paulatina. De manera continua y escalonada o progresiva se procede a la socialización del caballo con el ser humano y con su nuevo entorno de vida, para pasar posteriormente a una doma básica (genérica para cualquier caballo, civil o policial), pasando posteriormente por una doma específica policial con el paso de obstáculos, salto deportivo y trabajo integrado en unidad y finalizando, casi en el periodo de un año, con la instrucción propia del servicio de orden público, acostumbrando al animal a los estímulos más agresivos como puedan ser las detonaciones de petardos y artificios, la permanencia en ambientes cargados de humo de bengalas o fuego, paso de barricadas y otros tantos estímulos que puedan fácilmente encontrar en un futuro en concentraciones ciudadanas en un estadio medio de agresividad hacia la Fuerza Policial.

La formación de jinete y caballo se hace de forma especializada para los distintos operativos que se realizan

¿Cree que habría que mejorar o cambiar algo en la formación que se lleva a cabo en el Escuadrón, tanto de jinetes como de caballos?

Los guardias civiles del Escuadrón son esencialmente guardias civiles cuya herramienta fundamental de trabajo es el caballo, son agentes de la autoridad cuya misión es cumplir y hacer cumplir las leyes a manos de esos binomios o compañeros de faena tan queridos. No son, ni pretendemos que sean, excelentes jinetes en Doma Clásica, Alta Escuela o Enganches. Lo que sí constituye nuestra pretensión es que tengan clara su vocación de servicio y asistencia a la ciudadanía.

Sin lugar a dudas el caballo es fundamental para los casos donde no pueden llegar otros medios terrestres o incluso aéreos, ¿por qué solo existe una Unidad a caballo de la Guardia Civil en toda España?

Claro está que la Unidad Montada, de una manera operativa, ofrece unas cualidades o ventajas que por su propia idiosincrasia la hacen acreedora de unas capacidades diferentes a las del resto de Unidades.

Por su profundidad en el terreno, a veces infranqueable para los vehículos por la difícil orografía del mismo; por su valor ecológico en parajes y áreas naturales protegidas, carente absolutamente de toda contaminación, orgánica o acústica; por su altura y ventaja en la observación, ya sea dentro de la urbe o alcanzando cotas inaccesibles para vehículos en la protección de zonas sensibles, el caballo se conforma como una herramienta de tremenda utilidad para cualquier Administración.

El caballo se hace fundamental en aquellas circunstancias en las que otros dispositivos no pueden llegar

No obstante, por supuesto que las Unidades Montadas presentan sus propias dificultades, mermas o carencias que pueden hacerlas no demasiado útiles para según qué servicios, dado que las necesidades logísticas que demanda el caballo y su desprotección frente a las agresiones o las inclemencias meteorológicas pueden hacerlo carente de recursos, poco útil o, en numerosas ocasiones, incluso “caro”.

Cada vez más, en su búsqueda por la sencillez y la simplificación de las complejidades que presenta la vida, esta sociedad trata de poner todo en la misma balanza: la balanza de lo barato y lo caro. Con dicha balanza se trata continuamente de discernir entre lo necesario y lo no tan necesario; entre lo imprescindible y lo que no lo es.

¿Podríamos tener una Guardia Civil sin caballería? ¿Deberían desaparecer las Fuerzas Montadas Policiales? ¿Podríamos en Occidente dejar de tener caballos, o helicópteros, o drones de última tecnología en nuestras filas? Realmente podríamos tener muchas preguntas en este tintero de la eliminación de medios, según resulten caros o baratos, pero sería un error hacer esa reducción al mínimo común económico, pues el error de hipótesis es el de relacionar los adjetivos caro y barato con aspectos absolutos, pues en todo y para todo, lo son de apreciación relativa.

Por bajo que sea el coste de un objeto, si este se emplea de forma indiscriminada, no planificada, errónea e inoportuna, siempre resultará muy caro; pues no ha de olvidarse la diferencia entre eficacia y eficiencia, y la segunda nos exige la primera con el menor coste y esfuerzo posible, es decir, dos retos al mismo tiempo.

Existen muchos y muy variados países que gozan de una democracia y de proclamarse así mismos Estados de Derecho y de las Libertades, pero una diferencia sustancial entre unos y otros es sin duda el abanico de servicios que dicho Estado puede y quiere poner al servicio de sus administrados, la ciudadanía. Dicho esto, llegamos a la conclusión de que todos nuestros esfuerzos siempre serán pocos y muy mejorables, por tanto, obligándonos a adoptar medidas en conciencia en la búsqueda de la mayor eficiencia de los medios, humanos y materiales.

El caballo, hoy presente en nuestra Guardia Civil, se trata de un medio, una herramienta de muy bajo coste en comparación de toda su productividad, pues no solo nos dota de posibilidades inalcanzables para otros medios, sino que realza la imagen de nuestra Institución allá donde nos acompaña, nos ayuda a acercarnos hombro con hombro a cada ciudadano que nos atisba a lo lejos y, lo tal vez más importante, nos permite seguir dando vida a nuestras tradiciones y al recuerdo que aún sigue vivo en la retina de nuestras generaciones pasadas… el de aquel guardia civil con capa y tricornio que a caballo traía a cada pueblo, a cada pedanía, un espíritu de seguridad, de protección… de cobijo para el ciudadano.

¿Cuáles son las operaciones más destacadas en las que interviene el Escuadrón de Caballería de la Guardia Civil?

Por mencionar algunos ejemplos, cabe destacar la intervención de la Unidad en el marco del Plan Romero para colaborar en la peregrinación anual a la ermita de El Rocío, el despliegue de seguridad en los diferentes tramos del Camino de Santiago, su participación en las Órdenes de Servicio de la Guardia Civil para prevenir las sustracciones en explotaciones agrícolas y ganaderas en esta comarca y otras, así como la de prevención de incendios forestales en época estival, el dispositivo de seguridad en los circuitos de velocidad para los distintos campeonatos y premios de motociclismo, en las diferentes romerías o eventos singulares donde se hace recomendable su empleo, como pueden ser las Carreras de Caballos de Sanlúcar, etc.

Recientemente se ha celebrado un Concurso Nacional de Salto en sus instalaciones con gran éxito de participantes y de público, organizado por el propio Escuadrón y llevado a cabo por los componentes del mismo, ¿qué opinión le merece este tipo de eventos dentro de la Institución?

En lo referente al Concurso Hípico Nacional de Salto en las instalaciones del Escuadrón de Caballería celebrado del 17-19 de mayo, cabe destacar el extraordinario esfuerzo llevado a cabo por la Unidad para desarrollar el mismo en condiciones especiales para realzar el 175 aniversario, además de lo que ha supuesto su coincidencia en el tiempo con otro evento tan importante como ha sido el premio del “Caballo de Oro” de Jerez de la Frontera. En esta edición del concurso han participado más de 150 caballos y más de 120 jinetes, inscritos en las diferentes pruebas que se han desarrollado. Además del interés social, este evento deportivo se ha convertido en un acto de interés institucional donde se estrechan lazos entre el Ayuntamiento de Valdemoro, Mandos del Cuerpo, Fundación “Guardia Civil” y los colaboradores y/o patrocinadores del concurso.


El Escuadrón organiza, cada año, un Nacional de Salto en las instalaciones de la Unidad en Valdermoro (Madrid)

¿Cree que sería conveniente realizar más actividades como esta durante el año aprovechando las magníficas instalaciones que tienen y acercando más a la ciudadanía?

En mi modesta opinión, resulta muy positivo para la imagen institucional la celebración de este tipo de eventos abiertos al público, pero es necesario mantener equilibrada la balanza y no emplear demasiados recursos para ellos. Al fin y al cabo, nuestra misión es prestar servicios.

Todo el país celebra el 175 aniversario de la Guardia Civil, ¿qué programa de actividades tiene planteado el Escuadrón de Caballería?

En ese sentido, indicar que recientemente han tenido lugar numerosos servicios y eventos en lo que ha participado el Escuadrón de Caballería, como han sido la inauguración de la Exhibición de Enganches de la Feria de Abril en la Maestranza de Sevilla, el Relevo Solemne de la Guardia del Palacio Real de Madrid, el Campeonato del Mundo de motociclismo en Jerez de la Frontera (Cádiz), la exhibición en la plaza de toros con motivo del 175 Aniversario de la fundación de la Guardia Civil en Pamplona (Navarra), la parada militar y posterior desfile con motivo de los Actos Centrales del aniversario de la creación del Cuerpo, la entrega del premio del “Caballo de Oro”, también en la localidad de Jerez de la Frontera (Cádiz), la celebración del XXVI Concurso Hípico Nacional de Salto en las instalaciones del Escuadrón de Caballería, etc. Por último, destacar la sobresaliente participación de la Unidad tanto en la exhibición como en el desfile del Día de las Fuerzas Armadas en la localidad de Sevilla.

Para lo que resta de año, están previstos otros actos similares a los indicados, en los que, siempre que las necesidades del servicio lo permitan, el Escuadrón tendrá una actuación destacada.

Texto y Fotos: Redacción / Imágenes cedidas por el entrevistado

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (1)    No(0)

Foro asociado a esta noticia:

  • El caballo en la Guardia Civil, imprescindible

    Últimos comentarios de los lectores (1)

    746 | M. Carmen Martin Clemente - 11/06/2019 @ 16:46:32 (GMT+1)
    Excelente articulo del mundo del caballo y en especial por referirse a una admirable labor, con uso, del caballo en servicio de proteccion al ciudadano. Un aplauso al autor y otro carinoso al Comandante.

  • Normas de uso

    Esta es la opinión de los internautas, no de Galopetrofeocaballo.com

    No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

    La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

    Tu dirección de email no será publicada.

    Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.