www.galopetrofeocaballo.com

Odontología Equina

Descubre cómo es la boca del caballo con la odontóloga equina Carla Manso

Descubre cómo es la boca del caballo con la odontóloga equina Carla Manso

Su conocimiento nos ayudará a mejorar la calidad y el rendimiento de nuestro animal

lunes 17 de diciembre de 2018, 13:37h
Cerramos el año presentando a nuestra nueva colaboradora y experta en la boca del caballo, Carla Manso. Ella es Especialista Europea en odontología veterinaria equina y con sus extensos conocimientos, que plasmará en sus artículos, nos va a enseñar los aspectos más importantes de la boca del caballo, estudiaremos su morfología, los problemas más importantes y cómo evitarlos, así como numerosos consejos para su mantenimiento. ¡No os los perdáis! Leer más…

La boca del caballo es una parte muy importante para la salud del animal, para su rendimiento deportivo y para su carácter. En el caso de los caballos, a diferencia de los humanos, los dientes (excepto el colmillo) son hypsodontos, con una erupción continua a lo largo de su vida, hasta que llega un momento en el que se terminan cayendo cuando el animal es ya geriátrico. Esta erupción continua de los dientes es para compensar la abrasión de los mismos por la masticación de alimento durante muchas horas al día, ya que la boca del caballo está diseñada para masticar muy continuado y del suelo. Por eso, cuando la alimentación no hace que estén masticando varias horas al día tendrán más problemas en la boca por no desgastar adecuadamente los dientes, de igual forma pasa en el caso de alimentarse de comederos que están altos. Lo ideal para la boca del caballo es que coma del suelo, que es como tiene la máxima eficacia masticatoria.

Carla Manso haciendo una revisión a la boca del caballo



Distintos tipos de dientes

INCISIVOS: son los dientes que veremos al abrir los labios al caballo y su función será cortar la comida. Habrá seis incisivos en la mandíbula (abajo) y seis incisivos en el maxilar (arriba). Erupcionarán primero deciduos (“de leche”) entre el nacimiento y el año de vida. Y luego, entre los dos años y medio y los cinco erupcionarán los incisivos permanentes y se caerán los deciduos. Hay veces que los incisivos deciduos no se caen al erupcionar los permanentes y tendremos alteraciones que resultarán muy dolorosas para el animal. En próximos artículos hablaré de ello con detenimiento, así como de las diferentes alteraciones que nos podemos encontrar y cómo afectan cada una al caballo.

Tipos de dientes del caballo



Cada incisivo tiene en el interior un infundíbulo: estructura situada en el centro del diente formada por un anillo de esmalte relleno de cemento, de color de marrón a negro. Cuanto más joven sea el animal mayor tamaño tendrá y se utilizará para saber la edad del animal, ya que se irá desgastando con la edad hasta llegar a desaparecer. En el interior del incisivo también tendremos el canal pulpar, en cuyo interior están situados vasos, arterias y nervios; en casos de fracturas de incisivos será importante realizar diferentes tratamientos dependiendo del nivel de estas, porque si queda expuesto el canal pulpar podría infectar el diente.

Partes del incisivo del caballo

COLMILLOS: tienen cuatro, dos en el maxilar y dos en la mandíbula. Es un diente que estará caudal a los incisivos, y que a diferencia de incisivos y muelas no erupcionará. Una vez que ha erupcionado totalmente se queda como está y presenta una raíz mucho más grande de lo que sobresale de la encía. Lo presentarán los machos y algunas hembras, aunque en hembras si erupciona será de menor tamaño (hay casos en los que tiene el mismo tamaño que en los machos). A las hembras que tienen colmillos se les llama comúnmente “machorras”, y no tienen problemas para criar (algo que me preguntan con frecuencia). Erupcionan entre los cuatro y los seis años normalmente y su función es la defensa, por eso son los machos los que los presentan, para defender la manada. Cuando un caballo muerde a otro, el colmillo se clavará permitiendo que desgarre. Son frecuentes las fracturas, así como otras lesiones de las que ya hablaremos detenidamente en próximos artículos.

PREMOLARES Y MOLARES: Presentarán tres o cuatro premolares y tres molares, cuya función es triturar la comida para poder ser digerida. El primer premolar es diferente del resto de premolares, de menor tamaño, vestigial. La mitad de los caballos, más o menos, presentará al menos uno con variaciones dependiendo de la raza (en algunas del 90%). En el maxilar es más frecuente, pueden presentar de uno a tres, y en la mandíbula pueden presentar uno o dos. Se localiza normalmente justo delante del segundo premolar (la primera muela grande que vemos). Se le llama comúnmente “diente de lobo” y aparece más frecuentemente entre los seis meses y los seis años, tanto en machos como en hembras. Puede aparecer en cualquier momento de la vida del animal no llegando a erupcionar en algunos casos y quedando cubierto por la encía, en este caso se le denomina “ciego” y suele ser muy doloroso. Hay gran variación de formas y tamaños, presentando una raíz que suele ser de un tamaño mucho mayor que la parte del diente que podemos ver.

Primeros premolares

En caballos que se montan con algún tipo de embocadura, el primer premolar o diente de lobo puede causar dolor y hacer que el caballo haga movimientos anormales de la cabeza o vaya diferente a un lado y al otro. Por ello, es recomendable su extracción, siempre que la realice un buen profesional y se extraiga entero, ya que si quedan fragmentos resultará más doloroso incluso que el diente entero.

Los otros tres premolares erupcionarán primero deciduos (en las dos primeras semanas de vida). Y luego, entre los dos años y medio y los cuatro años erupcionarán los permanentes, empujando a los deciduos que caerán. Con frecuencia, no los mudarán correctamente y en el periodo en el que están cambiando la dentición podrán tener mucho dolor. Con la molestia que les provoca al masticar, los animales no aprovecharán la comida de forma apropiada y no dejarán que se desarrolle adecuadamente en la etapa de crecimiento. También provocará que estén molestos si se montan, y disminuirá su rendimiento deportivo, especialmente en el caso de los caballos de carreras en los que una parte importante de su vida deportiva es durante este periodo.

Tamaños y formas de algunos primeros premolares

Los molares erupcionarán de forma permanente entre el año y los cuatro años de vida del caballo. Tanto premolares como molares erupcionarán continuamente, y como hay una anisognatia (los maxilares son más anchos que los mandibulares) a consecuencia de su morfología, y con el desgaste de la masticación se formarán unas puntas de forma fisiológica en TODOS los caballos, que provocarán cortes en la mucosa oral del caballo. Estas puntas se forman en las muelas maxilares en su cara labial (la de fuera) y en las mandibulares en la lingual (la de dentro), y no es una patología que les pasa a algunos caballos como se pensaba antiguamente; es algo que les pasa a todos los caballos de forma fisiológica.



A los que viven de modo salvaje también les pasa, aunque muchas personas sigan pensando que no es así, porque al masticar más horas al día las bocas se mantienen mejor, y por selección natural se seleccionan las mejores bocas que son las que tienen mayor eficacia masticatoria, estando el animal mejor alimentado y más fuerte. Tanto premolares como molares tendrán en su interior entre cinco y siete canales pulpares que los recorren (y podrán quedar expuestos fácilmente en caso de limados excesivos provocando infecciones), y en el caso de los maxilares, dos infundíbulos similares a los de los incisivos.

Las puntas provocarán heridas que le dolerán al caballo tanto al comer como cuando se montan, por eso, TODOS los caballos deben ser revisados periódicamente por un veterinario especialista en odontología, para que, aparte de reducir las puntas equilibrando la forma de las muelas en función de sus patologías y el uso del caballo, puedan diagnosticar adecuadamente la gran cantidad de patologías que nos podemos encontrar en la boca del caballo.

Las puntas puede provocar heridas como estas

Aparte de los dientes, también formarán parte de la boca: huesos (mandíbula, maxilar, etc.), el paladar (blando y duro), la lengua, los labios, músculos, glándulas salivares, etcétera.

En próximos artículos iré explicando cómo es la biomecánica de la boca del caballo y cómo le afecta a la biomecánica general del caballo. Cuidados que se deben tener dependiendo de la edad, el uso, patologías presentes, etc. Cómo le afectan al caballo las alteraciones que pueda tener en la boca, alteraciones frecuentes en cada tipo de dientes, características de la boca del caballo joven, del caballo geriátrico, del caballo de competición,…

Texto y Fotos: Carla Manso - Dipl.EVDC (Equine) - Especialista Europea en Odontología Equina - Especialista en Odontología y Cirugía Maxilofacial Veterinaria U.C.M. - www.vetodontoequina.com

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (4)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Galopetrofeocaballo.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.