www.galopetrofeocaballo.com

Doma y Equitación

Tip 5: Control del estrés (Tercera parte)

Tip 5: Control del estrés (Tercera parte)

Cómo trabajar los impulsos

martes 17 de abril de 2018, 11:54h
La ansiedad eleva de cinco a siete veces la frecuencia de lesiones en los deportistas, según muestran los resultados de un estudio realizado por expertos de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (España). Leer más...



Ese estudio nos dice que actualmente estamos en disposición de poder afirmar que el estrés y la ansiedad deportiva afecta al menos a los siguientes elementos:

• Se alteran los niveles de ejecución del deportista, reduciendo la efectividad y el rendimiento habitual.

• Se condicionan algunos síntomas y respuestas fisiológicas que alteran la salud.

• Aumenta la sensibilidad de los deportistas de cara a una mayor predisposición hacia las lesiones, como ya hemos mencionado.

• Se genera un lenguaje interno negativo que dificulta el progreso en la trayectoria profesional del deportista.

• Se alteran las expectativas del deportista de cara a la consecución de resultados.

Métodos de intervención

Como profesionales del deporte debemos pensar en el deportista y ayudarle en todo momento a que afronte los problemas que tiene, y para ello debemos:

• Ser cautos en las proposiciones y expectativas a conseguir con los deportistas, en cuanto a la superación de sus problemas de afrontamiento al estrés.

• Ser sinceros en el planteamiento, enfoque y dificultades del programa.

• Ser flexibles en el diseño, ajustándose a variables individuales, teniendo en cuenta que no se puede diseñar un programa válido para todos los deportistas y situaciones.

• Hacer explícitos y objetivables los elementos del programa, de manera que la cuantificación de los resultados obtenidos en competición sirvan como sistema de evaluación, control y seguimiento de los progresos y las dificultades.• El adiestramiento es sensible a diferencias individuales y culturales.

• Hay que tener, además, en cuenta que disminuye la probabilidad de éxito del programa si el deportista atribuye los fracasos a factores de su propia personalidad y que aumenta la probabilidad de éxito si los fracasos son atribuidos a un esfuerzo o trabajo insuficiente o a una inadecuada estrategia del programa.

Debemos pensar en el deportista y ayudarle en todo momento a que afronte los problemas que tiene

Estrategias más comunes

Veamos ahora cuáles son algunas de las estrategias que se pueden utilizar como para prevenir las situaciones de estrés que provoquen una baja del rendimiento:

• Fijación de objetivos coherentes consensuados entre los deportistas y cuerpo técnico para que siempre sirvan de incentivo.

• Planificación coherente de entrenamiento: teniendo en cuenta una buena distribución entre cargas y descansos de acuerdo al grado de compromiso y objetivos deportivos.

• Variación de los métodos de entrenamiento, teniendo en cuenta la creatividad en la planificación de cada uno.

• Tener en cuenta la exigencia y duración de cada ejercicio para que pueda servir de incentivador y no de agente estresante.

• Favorecer el reconocimiento en relación al esfuerzo y al trabajo, no únicamente a los resultados obtenidos.

• Desarrollar la confianza.

• Evaluar el rendimiento después de la competencia y no durante. Siempre en forma constructiva.

• Aprender técnicas de respiración y de autocontrol.

• Identificar pensamientos negativos para transformarlos en pensamientos motivadores.

• Control emocional del entorno y de uno mismo.

• Gestión de las emociones personales y reorientarla al objetivo.

• Orientación a la tarea con máxima concentración.

Conclusiones

Para concluir, podemos decir que tanto la ansiedad como el estrés son dos características muy habituales en la sociedad actual y que afectan a mucha gente, ya sea deportista o no. Como hemos dicho anteriormente, estos problemas afectan más a los deportistas que se someten a mayores rendimientos. De esta manera, ellos deben entender que no deben preocuparse del resultado una vez que se ha dado todo el rendimiento posible, porque si hacemos deporte es porque disfrutamos con lo que hacemos y no debemos sumergirnos en situaciones que nos arrastren, sino aprender de los errores y hacerlo lo mejor posible. De esta manera, realizaremos el ejercicio que nos haga sentir más felices, con mayor energía, estaremos más positivos y nos saldrá todo mejor.

La frase de “o gano o aprendo” deben sentirla de una manera muy patente para poder orientar su trayectoria deportiva correctamente, no existe un campeón del mundo que siempre haya quedado en primera posición en todos sus competiciones, de hecho, ha tenido muchos más fracasos que éxitos. La clave está en no desmotivarse, en seguir aprendiendo, en seguir luchando por lo que uno más desea. El trabajo debe ser constante, motivador, habrá altos y bajos intrínsecos en cualquier carrera deportiva. Si en un momento de bajada abandonamos, jamás sabremos lo que hubiéramos podido conseguir si no seguimos entrenando y trabajando con constancia, ilusión y empeño.

Los deportistas que utilizan estrategias incorrectas, ya sea por desconocimiento o por falta de habilidades, suelen tener un rendimiento deportivo más bajo al que podrían tener. No se trata de las capacidades y habilidades de las que dispone cada jinete o amazona si no de cómo las desarrolla y aplica mientras entrena y compite durante toda su trayectoria deportiva.


No se trata de las capacidades y habilidades de cada jinete sino de cómo las desarrolla y aplica

Existen muchos deportistas que son capaces de realizar entrenamientos de alta calidad, pero en el momento de demostrar ese nivel técnico alcanzado, el estrés competitivo hace que el rendimiento técnico baje en picado.

Los jinetes y amazonas deben aprender a evaluar su rendimiento, a mantener alta la motivación, las habilidades mentales para enfrentarse con todas las posibilidades y capacidades en pleno rendimiento. Muchos de nosotros hemos visto deportistas a la puerta de una medalla en cualquier categoría en un Campeonato de España de Menores, y el último día se escapa la medalla por no poder mantener el nivel técnico en las pistas ya que la falta de concentración y el bajo autocontrol ha podido a la técnica y a la gestión de las emociones. Todos los aspectos son entrenables, tanto la técnica de nuestro deporte como el autocontrol de nuestras emociones y la gestión del estrés.

Esto es un fenómeno bastante común dentro de la alta competición. Deportistas profesionales como el tenista Rafael Nadal, han pasado alguna vez por periodos en los que su nivel de ansiedad durante la competición ha sido excesivo, y esto ha acarreado una bajada de nivel en su rendimiento. Es por esto, que cada vez más se hace necesario la presencia de psicólogos deportivos dentro de la alta competición.Existen tres puntos que nos pueden aparecer en momentos de máxima presión.

1- Duda en la toma de decisiones.

2- Aumento de pensamientos negativos.

3- Menor capacidad de centrarse en la actuación.

Estas reacciones, tanto fisiológicas como psicológicas pueden ser provocadas por situaciones reales en el mundo de la competición o por los factores que envuelven a la misma, sin embargo, se ha comprobado que es el propio deportista, con su representación mental inadecuada del hecho, el que suele provocar estos estados.

La Técnica de resolución de problemas, creada por Thomas D´Zurilla y Marvin Goldfried en 1971, consiste en una estrategia de cinco pasos para encontrar solución a cualquier tipo de problema con el que nos encontremos.Los cinco pasos para resolver un problema son:

1. Especificar el problema.

2. Concretar la respuesta que como hábito damos al problema.

3. Hacer una lista con soluciones alternativas.

4. Valorar las consecuencias de cada alternativa.

5. Valorar los resultados.

Regulación emocional para reducir el estrés

Hay estudios que aseguran que cuando las exigencias de la competencia comienzan a afectar a los deportistas, se suelen recomendar las siguientes técnicas de relajación:

Respiración profunda: Para lo que es necesario encontrar un lugar tranquilo para sentarse. Una vez hecho esto, inhalar lentamente por la nariz, llevando el aire hasta lo más profundo de los pulmones. Aguantar la respiración durante unos cuatro segundos y luego exhalar lentamente. Es recomendable repetir el ejercicio cinco veces.

Relajación muscular: Se contrae un grupo de músculos y se mantienen tensos durante unos cuatro segundos antes de soltar. Hay que repetir el ejercicio cinco veces, seleccionando diferentes grupos musculares.

Visualización: Para llevar este ejercicio a buen puerto hay que cerrar los ojos e imaginar un lugar tranquilo o un evento agradable del pasado, recordando las sensaciones que tuvo el jinete imaginando que está realizando una prueba perfecta en todos los sentidos, trazado, realización de todos los ejercicios, paradas de nueve, etc. Yo prefiero que los alumnos visualicen la prueba por la noche antes de acostarse para que sea lo último que han pensado ese día. La mente lo retiene como algo vivido y crea la sensación de ser capaz de volverlo a realizar con facilidad. Por consiguiente, sube la autoconfianza del jinete, elemento imprescindible para afrontar con éxito una competición.

Una vez hecho esto, imaginar el estrés fluyendo lejos de nuestro cuerpo o visualizar el éxito también es de gran ayuda. Luego, el día de la competición, hay que recordar las imágenes para ayudar a calmar los nervios y aumentar la confianza en uno mismo. ¡Os aseguro que funciona!

La atención: Cuidado con los pensamientos negativos. Yo les digo a mis jinetes “cuidado con las ventanas que dejáis abiertas”. Ya sea en el entrenamiento previo o antes de entrar en el cuadrilongo, el jinete o amazona debe repetirse a sí mismo: “¡Aprendo de mis errores!”, “¡Estoy controlando mis sentimientos!”, “¡Estoy preparado para hacer una buena prueba!”, “¡Voy a hacer la mejor prueba de mi vida!”, “¡Solo debo hacer lo que ya sé que soy capaz de hacer!”. Este tipo de pensamientos son los que deben sustituir a: “¡Me voy a equivocar otra vez!”, “¡Seguro que me pongo otra vez nervioso y me volverá a salir mal!”, “¡Me están mirando los jueces y me saldrá fatal!”, etc. Pensamientos negativos que debemos aprender a sustituir antes de que la emoción que los envuelve se haya apoderado de nosotros.

En cuanto a las condiciones imprescindibles para la consecución de triunfos, y ya para acabar “el deportista debe estar preparado física, psíquica y emocionalmente” para poder conseguir su máximo rendimiento en las pistas de competición.

Texto y Fotos: Maya Pou Batlle. Subdirectora y fundadora del CAVA. Coach de equipos de competición. Máster en Liderazgo Femenino



¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Galopetrofeocaballo.com

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.