www.galopetrofeocaballo.com

A la Vaquera

Temperamento y carácter

Temperamento y carácter

Consejos prácticos para trabajar en la comunicación con el caballo

viernes 23 de febrero de 2018, 11:12h
Luis Ramos-Paúl, que era un estudioso de la comunicación con el caballo y destacado conocedor de la Doma Sabia, se atrevió a definir el temperamento y el carácter del caballo, actitudes con las que los jinetes sienten una tremenda confusión. Leer más…

Es muy fácil la distinción. El carácter lo manifiesta el caballo durante las 24 horas del día, tanto en el box como en el picadero durante su trabajo.

El temperamento es manifestado por el caballo, solamente durante su trabajo.

Un caballo con mal carácter es aquel, que al abrir la puerta de su box, nos enseña la grupa, nos guiña las orejas, nos amenaza con sus manos y su boca y nos enseña sus dientes. Este carácter sigue siendo presente durante su trabajo.

Aconsejo a los jinetes que prescindan de estos caballos. El temperamento es otra cosa. El temperamento es la mayor o menor disponibilidad del caballo a la hora de trabajar. Sus deseos. Sus ganas de ir hacia adelante. Su corazón. Su sentir interior de compenetrarse con el sentir interior de su jinete. El temperamento es, en mayor o menor grado, el que el jinete, por medio de sus ayudas de piernas o manos, puede y debe clasificar hasta conseguir el grado temperamental deseado. El carácter no se dosifica, es impermeable a las ayudas del jinete. El temperamento puede ser dominado por el jinete, el carácter nunca es indomable. El temperamento nace del interior del caballo, el carácter tiene su morada en la mente, y el caballo que tiene cabeza es muchísimo peor que el que tiene corazón.

A la hora de trabajar un caballo, tenemos que tener muy presente la distinción entre el temperamento y la fuerza, porque hay veces que el temperamento suple a la fuerza en determinadas ocasiones. A veces, un caballo gana una carrera por media cabeza, y resulta que el segundo tiene más aptitudes que el primero, pero este tiene más temperamento.

A veces, un caballo a la hora de clavar un hierro sobre un toro manifiesta más su temperamento que su fuerza, y lo mismo pasa a la hora de derribar, o de pedir un piaffé, o una pirueta. El caballo usa su equilibrio en función de su temperamento, no de su fuerza.

En el carácter solamente hay mente y fuerza, y ninguna de estas son virtudes aconsejables en el manejo y la enseñanza de un caballo.

Algunos discípulos míos dicen que tengo un carácter fuerte. Se equivocan. Yo tengo un temperamento fuerte y cuando estoy en clase puedo alzar la voz y decir un ¡¡NO!! muy fuerte ante una falta cometida. Pero inmediatamente bajo el tono de mi voz y le digo suavemente: “Vamos a comenzar de nuevo”.

Tengo un temperamento fuerte, ¡y qué le vamos a hacer! si así nací. Pero no tengo mal carácter. En la equitación y el toro bravo, hay mucha similitud.

Si yo fuera toro, en el primer tercio manifestaría mi mal carácter. ¡Porque mire Ud.! Que te pongan un puyazo por todo lo alto, me haría saltar mi carácter desde lo más profundo, y seguro que tiraba por lo alto al caballo con su peto y al picador que me había hecho tanto daño en mi morrillo. Pero luego, ante una muleta sabia y maestra, me dejaría guiar y llevar por donde mi maestro quisiera. Y al final, bajando mi cara, entregarme para lo que él quisiera hacer conmigo.

Texto: Luis Ramos Paúl in memoriam

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (3)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de Desarrollo Editmaker

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.

Compartir en Google Bookmarks Compartir en Meneame enviar a reddit compartir en Tuenti